BOIPEBA

La Isla de Boipeba es parte del Archipiélago de Tinharé. De de un lado hace frontera con el océano y del otro por el estuario del Rio do Inferno. La isla de Boipeba fue elegida en 2013 por Trip Advisor como la segundo mejor isla en América del Sur. La distancia de Salvador de Bahia es de 356 km. La isla de Boipeba se está volviendo más y más popular entre los brasileños y extranjeros, debido su infraestructura sencilla y porque es perfecta para aquellos que buscan tranquilidad y estar con la naturaleza.

La isla de Boipeba tiene una particular belleza natural, con la diversidad de sus ecosistemas y está integrada al Área de Preservação Ambiental das Ilhas de Tinharé e Boipeba. Esto con la Ilha de Cairu, forma el mucipio del mismo nombre. Así, la Isla de Boipeba, forma parte del Archipiélago de Tinharé, que compone el municipio de Cairu, ubicado em el Baixo Sul da Bahía.

El único acceso a Boipeba es por mar o por río. El acceso fluvial es más utilizado debido a la seguridad que ofrecen las tranquilas aguas del estuario. Sin embargo, este acceso tiene pequeños obstáculos en los momentos de marea baja por la existencia de algunos bancos de arena.

En la isla de Boipeba no hay autos: los recorridos se hacen a pie o en tractor. Esta característica juega un papel importante en la preservación ambiental y motiva el turismo ecológico. El acceso a las estancias, granjas y aldeas se realiza con buques o a través de caminos vecinales a pie o en tractor.

Boipeba incluye denso bosque de Mata Atlántica, restinga, dunas, manglares y playas paradisíacas con cocoteros y arrecifes de coral. Los arrecifes se extienden a lo largo de la costa y protegen a algunas de las playas de olas y corrientes. Son grandes y están atravesados por canales y pequeñas piscinas naturales. Sin embargo, un ecosistema increíble y un mundo de diversidad ecológica.

La flora y la fauna en Boipeba son muy ricas, con una amplia variedad de corales, algas, peces, crustáceos, erizos, estrellas de mar. Muchas tortugas marinas de la región desovan en las playas de la islã de Boipeba. Las áreas boscosas de la isla de Boipeba son refugio para muchas especies de la fauna, destacándose una gran variedad de aves y colibríes y armadillos, entre muchos otros.

El clima tropical de Boipeba permite viajar durante todo el año. Es entre octubre y marzo y de abril, el clima es más suave. La lluvia cae principalmente entre mayo y julio. En este período, puede llover durante unos días, pero generalmente el sol vuelve pronto. Con temperaturas cálidas, puede bañarse todo el año.

En la isla de Boipeba no hay ningún banco o cajero automático. Bancos con cajeros automáticos pueden encontrarse en Valencia. La mayoría de los hostales, restaurantes y tiendas acepta tarjetas de crédito, pero es aconsejable llevar efectivo.

Ya que no mueve automóviles en la isla de Boipeba el equipaje es transportado con carretillas o cargado. Es bueno no llevar cosas innecesarias. En tiendas locales, usted puede comprar todo lo que necesita los precios habituales. Ropa ligera y zapatos, así como sandalias son apropiadas para el clima tropical.

La playa de Moreré es la más visitada de Boipeba y también una de los más bellas del Archipiélago Thinharé. Moreré es famosa por sus piscinas de agua cálidas y cristalinas y arrecifes de coral, que son perfectas para bucear y nadar. Este es el lugar más fotografiado en la isla. Hay piscinas en toda esta zona, pero las mejores se encuentran en lejo de la borda y usted necesita tomar una canoa para llegar allí y pueden acceder a ellas sólo durante la marea baja. Esta impresionante playa también está llena de cocoteros y una abundante vegetación.

La playa de la Boca da Barra es la más cercana del pueblo de Boipeba y tiene muchas buenas comodidades con quioscos, restaurantes, hoteles e incluso un pequeño comercio. Aquí es donde el río desemboca en el mar, el puerto se encuentra aquí y también los barcos para las excursiones por Boipeba parten de esta playa. Con arena suave y agua tibia esta playa es un buen lugar para relajarse, practicar SUP (Stand Up Paddle Board) y también para ver la puesta de sol.

Opinión del viajero

“Bellísimas playas en la islã de Boipeba de difícil acceso. Si la marea está baja se forman piscinas naturales. El mar es calmo y transparente. Playas con pocas barracas para disfrutar a lo ancho y a lo largo. El pueblo es muy pequeño, poco turístico. Ir en abril con poca gente es maravilloso. No hay carros.”

“Descubrí Boipeba por casualidad hace un par de años y me enamoré de esta tierra. Es ideal para el descanso, para relajarse y en particular para recobrar energías. Sus playas son preciosas. Muy poca gente. Existen senderos espectaculares para recorrer día a día. La gente muy cariñosa y cercana. Las comidas muy del estilo bahiano aunque con un sello propio de Boipeba. Completamente recomendable para adultos, sin niños, ya que no es fácil llegar.”

“Hermosa islã de Boipeba! Paradisíaca! Un paisaje maravilloso, no te alcanzan los ojos para tanta belleza. Fuimos en excursión con lancha y recorrimos toda la isla y fuimos parando en distintas piscinas naturales para hacer snorkel. Muy recomendable!!! En el lugar también hay estructura gastronómica a buen precio y aceptan tarjetas de débito y crédito.”

“Solo llegar a la isla de Boipeba es una aventura, semi terrestre, lancha, tractor para llegar desde Bahía. La isla tiene una cantidad de playas diferentes con todos los atractivos como si fuera un parque hecho por el hombre y la tranquilidad que brinda los pocos visitantes que a ella van.”

“Me dio pena no quedarme más días en Boipeba. Fui en el tour desde Morro y me dejo la lancha allí. Contacté con un chico de turismo que estaba en la playa con la camiseta oficial de turismo y me llevó dos días por caminos y playas alucinantes. Es de lo más bonito que he visto en mi vida. Hay que quedarse unos días, merece la pena.”

“Boipeba es mi paraiso em la tierra, tiene playas maravillosas y solo se puede movilizar uno caminando , o a caballo oburro, nosotros nos hospedamos en un hotel maravilloso en la boca de la barra, desde alli caminabamos hacia el pequeño centro al anochecer o hacia playas como cueira donde Guido te prepara unas langostas a la manteca increibles….”