Morro de São Paulo

En Morro de São Paulo no hay calles, solo arena, por ende no hay autos. Las valijas te las llevan en taxis (carretillas). Si estás hospedado en la segunda, tercera o cuarta playa te conviene llevar cambio para pagarle a los “taxis” a la llegada de Morro. Así evitarás el cansancio y ayudarás a los lugareños.

Para la preservación de la isla se cobra una Tasa (TUPA – “Tarifa por Uso do Patrimônio do Arquipélago) de 15 reales para entrar por única vez. Se paga en el muelle cuando entrás.

Si no querés danificar tu malla nueva, será mejor que lleves una malla un poco vieja.

Llevar ropa liviana: vestidos, shorts, polleras y blusas, bermudas, musculosas, remeras o camisas. No te olvides de llevar malla, ojotas y protección para el sol (protector solar, gorra y anteojos). El sol quema fuerte!

En Morro de San Pablo encontrarás gran variedad de paisajes y colores, bahías bien cerradas, arrecifes de corales, y un mar que varía entre el azul intenso y las aguas más cristalinas. Las playas del Morro de São Paulo son muy distintas entre sí y cada una tiene su propio encanto, así que si te estás hospedando en la isla y tienes tiempo suficiente, no te puedes perder la oportunidad de conocer cada una de ellas.

La playa más cerca del poblado del Morro de San Pablo y de su puerto es la Primera Playa de Morro de São Paulo. Bajando desde el morro hacia la costa, en seguida te encuentras con esta pequeña playa, de 300 metros de extensión. Es la zona donde se construyeron las primeras casas de veraneo. Hoy estos edificios son en su mayoría pequeñas posadas, tiendas, restaurantes y casas de alquiler. En esta playa encontrarás kioscos que aportan propuestas gastronómicas y ambientación musical.

La Primera Playa de Morro de São Paulo se conoce por ser la que reúne más atracciones marítimas. Aquí puedes hacer un passe en banana boat, alquilar tablas de surf y equipos de buceo. A pesar de que tiene una extensa barrera de coral, es la única playa del Morro de San Pablo que tiene oslas buenas para la práctica de surf. La playa es también el punto de llegada para los que bajan desde el faro en tirolesa.

La Segunda Playa de Morro de São Paulo se encuentra justo al lado de la Primera y es un poco más extensa que ésta. Es la playa más concurrida por los jóvenes, y escenario de bailes y fiestas que duran toda la noche hasta el amanecer. Aquí se puede practicar deportes en la arena como el vóley, futbol tenis y paleta. En los kioscos puedes comprar caipifrutas o jugos de frutas mientras escuchas música, y probar el típico casquinha de Siri, pasteles, sándwiches y sushi playero. Al atardecer puedes ser espectador de una ronda de capoeira, o incluso tomar lesiones para participar tú mismo de la práctica.

Pasando la vuelta de la Ilha da Saudade, se llega a la Tercera Playa de Morro de São Paulo, una bahía de 700 metros de extensión. Aquí la oferta de hoteles, posadas, restaurante, bares y kioscos es más variada. La playa es famosa porque desde allí se tiene la vista de la Isla Caitá, un pequeño islote que tiene un solo cocotero en el centro, y rodeada de una gran barrera de corales rosados, entre los cuales habitan peces multicolores.

Es el sitio preferido para los que gustan de bucear o hacer snorkel. Hay locales de alquiler de equipos y también se alquilan kayaks, una buena opción para remar hasta la isla de Caitá. Desde esta playa parten paseos y excursiones en barco que puedes contratar para conocer toda la isla y sus inmediaciones.  El límite de la Tercera Playa es una pista de aterrizaje para avionetas provenientes de Salvador.

La Cuarta Playa de Morro de São Paulo tiene cerca de cuatro mil metros de extensión, enmarcada por una inmensa plantación de cocoteros y barreras de corales que forman cantidad de piscinas naturales. Esta playa fue catalogada por la revista Terra y la revista Veja como una de las 10 mejores playas de Brasil. Es también el sitio ideal para practicar snorkel y observar la cantidad de pequeños peces que habitan allí.

Si recorres toda la extensión de la Cuarta Playa se llega a la Quinta Playa de Morro de São Paulo, también conocida como la Playa de los Encantos. El límite de esta extensa playa acompañada de una larga fila de palmeras, es un área de manglares. Pasando los manglares y un pequeño arroyo, hay playas desertas que también vale la pena visitar. Desde el pueblo del Morro de San Pablo parten excursiones en barco para conocer estas paradisíacas playas, como son las playas de Garapuá y Pratigi.

A Morro de São Paulo se va en búsqueda de las playas durante el día y de las fiestas durante la noche. Es probable que cuando llegues duermas muy poco. Es que Morro de São Paulo es famoso por sus fiestas todos los días de la semana y todo el año. Las opciones son variadas: fiestas en la playa, bares, y shows en vivo. Hay tambien fiestas abiertas a todo el público, y por supuesto gratuitas. Se las llama Luau, y hay muchos puestitos en la playa vendiendo caipirinhas de frutas. Estas fiestas son más frecuentadas también por los locales. La música es variada, ritmos brasileros como Axé, forró, samba y también canciones internacionales.

Durante el verano promueven fiestas con diferentes temas, pero predomina la Fiesta de la Espuma con show en vivo de artistas que hacen malabares con esclavas, fuego y acrobacia área. Generalmente hay varias promociones de 2 x 1. Es muy común que los vendedores arranquen a vender desde temprano las entradas en la playa o que se acerquen a los hostels para hacer promociones según la cantidad de gente. Se pueden pagar en efectivo o tarjetas de crédito o débito. 

Opinión del viajero

“Me gusto mucho la tranquilidad de la primera playa de Morro de São Paulo! Si vas con marea baja la disfrutas al maximo, agua calida y transparentes y pequeñas olas para entretenerte! paleta o futbol tenis en la arena! con marea alta ya no queda mucha playa.”

“En la primera playa de Morro de São Paulo te colocan una mesa con sombrilla y dos sillas para que consumas la cerveza helada con el mar mojandote los pies . Delante de tus ojos ves la tirolesa y pequeñas embarcaciones. El oleaje es intenso no es recomendables para niños pequeños.”

“En pleno centro, fuera de la movida pero a pasos de ella.. La mejor opción para alojarse ya que la vista es increíble pero la primera playa de Morro de São Paulo es pequeña.. En 3min estas en la segunda playa y se encuentra en la peatonal principal.. En mi opinión la primera playa tiene la mejor vista del morro..”

“La segunda playa de Morro de São Paulo está en el corazón del Pueblo, tiene bares que ofrecen almuerzos o tragos y podes utilizar la sombrilla , sillas y a veces reposteras sin costo. El agua del mar es más limpia q en la tercera playa y se puede disfrutar aunque la marea esté baja. Hay vendedores de choclos o quesitos y ambulantes con mallas a mejor precio q en los locales del centro.”

“La segunda playa de Morro de São Paulo es limpia, amplia, durante gran parte del día piletones, hacia la tarde noche crece la marea y el mar cobra movimiento. El agua super cálida a toda hora. De día es una playa familiar, a partir de las 15 hs llegan jóvenes con música, se genera un clima muy divertido, juvenil, de buena onda! Volvería mil veces!”

“Ideal en temporada baja para estar en la segunda playa de Morro de São Paulo, hay gente pero no agobiante, música, felicidad, onda, Rica comida, gente a nuestra Pousada, ideal. Recomendable.”

“La tercera playa de Morro de São Paulo es el lugar ideal para hospedase ya que está cerca de todo y a su vez es la parte más tranquila. hay muchas posadas muy lindas allí.”

“Hermosa play ala tercera playa de Morro de São Paulo, la mas fotogenica de dia y de noche. disfrute tanto de los paseos por la pequeña rambla por las noches, como de su quietud y tranquilidad durante el dia. Fue visita obligada casi todos los dias de mi estadia en Morro de São paulo, cerca de la cuarta playa, hay una zona con muy buena sombra y algunos puestitos con unas excelentes caipis a muy buen precio, ni hablar de poder nadar con los peces, es solo ponerse el snorkel y poder disfrutarlos en tranquilidad, sin grandes amontonamientos de gente.”

“La tercera Playa de Morro de São Paulo” es vistosa, bastante chica, pero se pueden observar alrededor las embarcaciones. Lindo para relajar.”

“Muy linda para dar paseos matutinos, la tercera playa de Morro de São Paulo. Caminar por la arena y mojarse los pies en el agua. De esta playa salen todas las excursiones en lanchas y barcos. Hya muchos puestos de bebidas refrescantes para elegir.”

“La quarta praia de Morro de São Paulo es una de las más alejadas para ir caminando. Vale la pena ir y está a solo 20 min de la playa 2. El sol da más que nada por la mañana, para ver el atardecer conviene ir a Gamboa o la playa 2. La quarta praia es super tranquila, casi no tiene paradores pero estan los vendedores ambulantes que pasan a cada rato. Hay muchos árboles y uno puede pasar el dia abajo de alguno de los arboles que dan una increible sombra. Importante! Chequear el estado de mareas antes de ir. Si la marea está muy baja, el agua baja como 100 metros hasta que uno se puede meter. Lo que vale la pena cuando está bajando la marea es que se arman unas piscinas naturales donde se pueden ver peces de colores.”

“La cuarta playa de Morro de São Paulo tiene todo… Cuando la marea está baja están marcados picinas naturales… Solo con que te lleves antiparras vas a ver un montón de peces de distintos colores… Cuando sube la marea también es hermosa el agua! Siempre hay playa en la cuarta… Encontras sol y sombra según lo que quieras y sin necesidad de estar en un parador… La esquina entre la tercera y la cuarta es una excelente opción para quedarse… Mar, sol y sombra sin depender de la marea y el adicional es que hay un bar que justamente esta en la esquina (al lado del hotel) que te vende la skol pura malta a 10 reales y te la da para que te la lleves a la playa y después le devuelvas los vasos y la botella en el clásico conservador que los brasileros siempre entregan.”

“Es realmente una playa paradisíaca la cuarta playa de Morro de São Paulo, de agua transparente y arena blanca. Hay poca gente y mucho espacio, 0 ruido, ideal para descansar y alejarse del ruido del centro. El agua es caliente,durante la mañana el mar es playo y se pueden caminar metros y metros sin que te llegue el agua a más que las rodillas, conforme va pasando el día, la marea crece y se forman olas. Es una de las mejores playas en las que he estado alguna vez.”